Radio Ibiza SER y El Periódico de Ibiza y Formentera emprenden una campaña solidaria de recogida de material escolar para ayudar a una escuela de Gambia.

Acabo de llegar de Gambia y solo allí, en contacto con su gente, puedes entender por qué lo llaman ‘la sonrisa de África’. Es especialmente fácil cuando visitas un colegio de la zona y los niños y niñas te reciben con los brazos abiertos, como toda una atracción que viene a ponerle un punto de adrenalina al día.

Los niños y niñas nos recibieron con los brazos abiertos

Una vez allí y tras hablar con el director y uno de los profesores de la Jarumeh Koto Lower Basic School, en el distrito de Niani, no pude evitar pensar en el bien que haría a muchos niños y niñas de nuestro país visitar una escuela como esa y conocer de primera mano la humildad con la que viven y las dificultades a las que tienen que hacer frente para poder estudiar.

Los alumnos y alumnas de esta escuela situada en el centro del país, al norte del río Gambia que parte en dos país y en una de las zonas más rurales, nos hicieron comprender al instante a mi compañero de viaje -el periodista Manu Gon- y aun servidor, que las cosas realmente importantes en la vida no son cuestión de dinero. Un consejo que sin dudarlo enseñaría a mis propios hijos si tuviera la oportunidad de viajar con ellos.

Los alumnos más mayores dejan el colegio a los 15 años

Y es que Gambia no son solo playas paradisíacas bañadas por las aguas del Atlántico, música y colorido, también es un destino perfecto al que llevar a los peques de la casa para hacerles ‘cambiar el chip’ sobre las cosas que son realmente importantes. A nosotros nos pasó y de hecho eso nos ha llevado a emprender una campaña solidaria para ayudarles.

Por qué Gambia

Gambia es un país con unos 1,7 millones de habitantes, de los que un tercio vive por debajo del umbral de la pobreza. Además ocupa el puesto número 175 de 188 países en índice de desarrollo humano. Estas condiciones, una climatología dura y la falta de medios se lo ponen muy difícil a los más de 270 alumnos de esta escuela, los que serán, sin duda, el futuro del país africano. Algunos de ellos recorren varios kilómetros cada día para poder asistir a clase.

Algunos alumnos recorren varios kilómetros para poder ir a clase

Cuando visitamos su colegio nos enseñaron el ‘cuarto de bicicletas’, donde les llegan bicis enviadas desde la República Checa que después arreglan para que los alumnos puedan utilizarlas para ir y volver a casa y seguir formándose en materias como matemáticas, ciencias, manualidades o inglés.

Fue entonces cuando nos asaltó un pensamiento: “si los checos ayudan, nosotros nos vamos a ser menos”. Por eso Radio Ibiza SER y el Periódico de Ibiza y Formentera, hemos puesto en marcha una campaña conjunta de recogida de material escolar para enviar al centro escolar de Gambia.

Su patio del colegio es bien distinto a lo que estamos acostumbrados en España

Todo lo que tenéis que hacer todos aquellos que queráis colaborar con nuestra causa es acercaros a las sedes del Periódico (camí Vell de Sant Mateu, 3) o de Radio Ibiza SER (Avenida Sant Jordi, 5) y traernos toda clase de material escolar: lápices, bolis, cuadernos, mochilas, carpetas… todo es bienvenido. Después prepararemos unas cajas que enviaremos a la escuela Jarumeh para hacerles las cosas un poco más fácil.

Nuestra experiencia en Gambia

Visitar un país como Gambia no puede dejar indiferente a nadie. La amabilidad de su gente, el colorido de su ropa, el peculiar olor a pescado… pero hay zonas en las que apenas tienen electricidad unas horas al día, pero sin duda su ritmo de vida y sus prioridades son bien distintas a las nuestras.

En cada aula estudian más de 30 alumnos

Cuando visitamos la escuela los niños y niñas nos recibieron como toda una atracción, chocando nuestras manos, cantando y bailando para nosotros y sobre todo, con una sonrisa de oreja a oreja y una honestidad que demostraron incluso cuando llegó el momento de repartir los 20 lápices que llegamos.

Una cantidad ridícula teniendo en cuenta el número de alumnos (nos faltó previsión). Ellos mismos deicideron el sistema de reparto y no pudo ser más llamativo ver cómo utilizaban el sistema más justo: los niños con el lápiz anterior más apurado y de menor longitud tenían derecho a estrenar uno nuevo.

Viajar puede ser una buena oportunidad para transmitir valores a los más pequeños

También fue sorprendente verles jugar en un desvencijado patio de colegio cubierto de arena en el que compartían un solo balón que hacía felice tanto a los más pequeños, los de 7 años, como a los mayores de 15 que están a punto de dejar el colegio.

Sin duda la mejor forma de recordarnos que viajar no va solo de recorrer lugares bonitos, monumentos y hacerse fotos para después enseñar, también va de enriquecer el alma, de dejar que unos niños te toquen el coranzoncito y te animen a embarcarte en una campaña solidaria de recogida de material escolar para la que ahora pedimos nosotros toda vuestra ayuda.

Varias clases nos ofrecieron cánticos y bailes de bienvenida