Estrenamos sección, rincón, club… o como queráis llamarle. Podéis llamarle como queráis porque en está sección, rincón, club…vosotros podéis ir a vuestro ritmo. Por nuestra parte, estamos más felices que unas castañuelas! Lo estamos porque Susana Prósper será quien lleve la batuta de la sección y la verdad es que no podíamos haber encontrado a nadie mejor para llevar la voz cantante de este nuevo rincón musical.

Bromas aparte, lo primero que nos gustaría que supieséis de Susana es que tiene un don, un don para trasmitir su amor por las pequeñas cosas, para que cosas pequeñas nos parezcan muy grandes y otras grandes nos parezcan muy pequeñas…Un don para hacer efímero lo constante y  para dotar de cuerpo las cosas inmateriales… Por eso responde así cuando le preguntas a bocajarro sobre la música: Susana, ¿Qué es la música? La música es invisible, no la podemos ver ni tocar. Los músicos son los únicos que saben hacerlo. Ellos son los magos de la música. Como es invisible, entra por los oídos y va por donde quiere. A veces va a nuestro cerebro y se queda ahí un buen rato haciéndonos compañía y ayudándonos a pensar. Otras veces va directa al corazón y nos hace estar a gusto, tranquilos. De vez en cuando quiere fiesta, entonces nos mueve los pies, las manos, incluso nos mueve todo el cuerpo y nos hace bailar. La música es mágica. Por eso hay que prestarle atención. Hay que pararse a escuchar.


En “Tú, a tu ritmo” Susana escribirá para vosotros pequeños textos que acompañará con vídeos y versiones músicales. Os acompañará y guiará (si queréis, claro!) por universos músicales “aptos” para explorar con (o sin) los peques, pero eso…eso pasará mañana, hoy queremos que conozcáis un poco mejor a “nuestra” Susana, nuevo miembro de luxe de Ibiza Family Company: 

Susana lleva el arte en las venas: su padre, Francisco Prosper, era decorador, guionista, director… de cine y su casa solía llenarse de gente  relacionada con el mundo del arte Como ella nos cuenta, “el arte estaba por todas partes, era lo cotidiano”.  Después llegó el coro del British Institute School en Madrid: “La sensación de cantar con los vellos de punta por la emoción de ver que está saliendo perfecta la mezcla de tantas voces es maravillosa e inolvidable”. Fue en ese ambiente en el que Susana fue componiendo con cuidado y nota a nota ese amor por la música que a partir de hoy, compartirá aquí, si queréis, con vosotros. Por eso, le hemos hecho un par de preguntas más, para que la conozcáis todavía un poco mejor!

¿Cual es tu primer recuerdo musical?

 

Quizás el primero sea las nanas que nos cantaba mi madre para dormirnos. Adaptaba cualquier canción ralentizando el ritmo y medio susurrando la letra. Nos cantaba desde “la Bella Lola” que es una habanera, hasta canciones de los Brincos como “Lola”. Ahora que caigo, cuantas “Lolas”, pero es que esas dos canciones eran fundamentales. Mi hijo se ha dormido con las mismas nanas y alguna otra que fui incorporando al repertorio, pero con la misma técnica.

 

Que nosotras sepamos tienes un hermano compositor y un hijo estudiando música…¿La tradición viene de lejos?

 

Mi padre estudió solfeo desde muy pequeñito, en un entorno y en una época que no era lo común en España. Eran los años 20. Acabó cantando en el coro de la catedral de Valencia, hasta que en la adolescencia le cambió la voz. Él adoraba la música. Siempre había buena música en casa desde clásicos hasta cosas muy modernas. Tenía un buen equipo para escucharla y la disfrutaba tanto que era contagioso. De niños nos enseñó el placer de simplemente sentarse y escuchar. 

 

Se habla mucho de que la música hace a los niños más inteligentes…incluso se recomienda que escuchen a Mozart antes de nacer… ¿Qué crees tú que aporta la música a un niño?

 

La música afecta al estado de ánimo. Si una mujer embarazada está a gusto y relajada escuchando algo, su bebé estará igual de a gusto o más.

No creo demasiado en esas teorías. Creo más en lo que una determinada música te hace sentir. Un bebé escuchando Heavy Metal, no va a dormir igual de relajado que uno que escucha una melodía tranquila y suave o sencillamente nada. Silencio. La música es un elemento más. Una sensación que además llega sin hacer ningún esfuerzo y acompaña o modifica los sentimientos. Por algo dicen eso de que la música amansa a las fieras. Fuera bromas, creo que la música aporta mucho más de lo que realmente nos damos cuenta. Ayuda a abrir la mente y el alma.

 

Desmonta el mito de que a los niños SOLO les va la música “infantil”. En tu opinión, ¿a qué edad se puede empezar a “educar” el oído musical?

 

Desde bebé. Lo mejor es no forzar nada. Si en casa se escucha música, pues ellos encantados. Tanto si es copla como si es Bach. Claro que hay determinada música más fácil de escuchar que otra, canciones más pegadizas o más divertidas, pero no les gustan sólo las canciones infantiles.

Incluso a cierta edad, no muy tardía, ese tipo de canciones les parece hasta un insulto a su inteligencia. Un niño puede estar jugando la mar de a gusto mientras suena “La Traviata” o canta Juanita Reina. Todo eso va haciendo poso y lo mejor, como en casi todo, es la variedad.

 

Sí se les puede enseñar a prestar atención. Simplemente explicándoles de qué va la canción,o qué instrumento está sonando, o algo tan sencillo como decir “está canción me gusta muchísimo”, Crear curiosidad e interés. Y bailar. Bailar es muy importante.

 

A Susana la podéis seguir también en su blog Un día es un día.