El plan que os traemos hoy es uno de esos “planes de luxe” que de tan fáciles, cercanos y accesibles a veces nos olvidamos de ellos. Hoy, simplemente, os aconsejamos que os dejéis caer por el río de Santa Eulària con los niños. Puede ser un plan para pasar la mañana o hacer un break a media tarde. Os aconsejamos que no os olvidéis de coger de casa todo el pan duro que podáis (os aseguramos que, por mucho que cojáis, os quedaréis cortos) y os acerquéis hasta la desembocadura del Ríu de Santa Eulària donde encontraréis un montón de patos a los que podéis alimentar!

 MG 7424

Desde allí podéis seguir el agradable paseo que viene a morir en el Pont Vell.

 MG 7443

Reconozco que, aunque ahora menos, durante una época acababámos en el Riu al menos una vez por semana dándole de comer a los patos, de los que os aseguro que acabamos siendo íntimos amigos.

 MG 7455

Pero, además de observar los pequeños animales (peces, ranas, garzas, fochas y otras aves acuáticas) que habitan el río, también podéis aprovechar el paseo para contarles a los peques alguna historia sobre los Fameliars (una especie de pequeños gnomos traviesos que jalonan las leyendas populares) a los que les encanta vivir en esta zona. Estas leyendas les encantas a los niños y, si os queréis informar mejor sobre el tema, la biblioteca municipal de Santa Eulària (situada cerquita del río) tiene bastante material al respecto y no es mal plan comenzar o acabar la excursión con una parada en la misma). De hecho, los viernes (a las 17 horas) tienen cuentacuentos super interesantes. Podéis consular aquí su ubicación exacta y los horarios.

 MG 7439

A los peques podéis contarles también que el Río nace muuy lejos, a 17 kilómetros de allí, en un pico llamado es Puig d’en Sopes, y que atraviesa localidades como Sant Mateu o Santa Gertrudis antes de llegar ahí. Contádles que este río (o torrente) que ahora ven tan cortito había traído tanta agua durante muchos siglos que abastecía a los hogares de la población mediante un sistema de canales que construyeron los árabes, que eran unos tipos tan listos que, siglos y siglos después, se seguían usando sus inventos. Explicádles que los corsarios y piratas gustaban de atracar en él, porque las tierras que regaba el río eran muy fértiles y ricas y que por eso se contruyó el recinto amurallado del Puig de Missa. 

 MG 7385

Tras el paseo, podéis hacer paradita con almuerzo o merienda en los columpios que hay justo al otro lado del Río.

 MG 7360

A éstos se accede por un puente que seguro que a los niños también les encanta cruzar una y otra vez. El puente en la actualidad está cubiertito de candados que dejan las parejas para tratar de enjaular el amor.

 MG 7374

Ya veis que el plan es completito, pero si todavía os apetece alargarlo podéis tomar algo en cualquiera de los bares y restaurantes que hay a lo largo del Paseo marítimo de santa Eulària mientras los peques juegan un poco en la arena.

 MG 7465

Para otro día dejamos la visita a Can Planetes, el centro de interpretación del Río. Una excursión que, desde luego, merece post aparte!