Ana Mateos

Seguro que si tenéis un limonero en casa sabéis que llega un momento en que la cantidad de limones es mayor a la capacidad para comérnoslos. Y da mucha lástima ver como se ponen pochos, sabiendo que el jugo que tienen es imcomparable a los comprados.
A mi personalmente me encanta poner una fuente con limones en la mesa del comedor, inundan de aroma fresco toda la casa.
Pero claro, cuando reúnes más de seis kilos de esta fruta, y después de hacer una refrescante limonada para las tardes veraniegas, te das cuenta de que aún quedan muchos limones y hay que hacer algo con ellos.

limones-frutero-edit
 

Desde hace unos años, mi opción favorita es sin duda, hacer mermelada de limón. Para mi, es de las más refrescantes (y eso que me gustan todas, sobre todo la casera de higo, ¡que también están de temporada!).

Además, si los envasamos al vacío, tendremos mermelada para varios meses, y podemos utilizarla no únicamente para untar con las tostadas, sino también como cobertura para tartas de queso o como relleno para bizcocho.¡Os animo a probarlo!

Para hacer nuestra mermelada casera, sólo necesitaremos tener un limonero, o algún conocido que nos ofrezca sus frutos 😉

Ingredientes:

– 1 kilo de limones sin piel
– 500 gramos de azúcar moreno
– Una ramita de canela (opcional)

mermeladalimon-ingredientes2
Lo primero de todo es pelar los limones bien y quitarles incluso la carne blanca, para que no amargue nuestra mermelada.
Después, tendréis que cortarlos a daditos, con el laborioso trabajo que supone quitarles las pepitas. Yo se las quito así un poco “groseramente” es decir, si queda alguno, ya se lo quitaremos después.

Mermelada-delimon-limonestroceados

Una vez troceados los limones, lo pondremos todo en una cazuela y añadiremos el medio kilo de azúcar moreno. Si lo queréis más dulce, podéis añadir más cantidad de azúcar, además cuanta más azúcar, la textura será más “dura”. Eso va en gusto.

Añadir también la ramita de canela, y si os apetece tener un toque amargo, la ralladura de un par de limones.

mermelada-cazuelafinal
Poner a cocer a fuego medio/alto durante unos 45 minutos, removiendo de vez en cuando. Veréis que queda como un jarabe, no os preocupéis, cuando enfríe, espesará.

Si no os apetece encontraros trocitos de limón, podéis pasarle la batidora mientras se templa un poco, así tendréis una textura mucho más fina.

Cuando esté templado, podéis pasarlo en los tarros escogidos. Yo os recomiendo tarros de cristal, y si vais a guardar alguno o a regalar, os recomiendo hervirlos cerrados al baño maría, para envasarlos al vacío. Os recuerdo que para esto, el bote tiene que estar lleno hasta arriba y bien cerrado. Ponemos los botes en una olla cuidando que no peguen entre sí, agua que llevamos a hervir y dejamos cocer unos 15 o 20 minutos. Sólo hay que dejar enfriar y listo.

Os podéis fijar que la mermelada ha salido muy oscura, eso es porque hemos escogido azúcar moreno. Si preferís un color más amarillo, sólo hay que cambiarlo por azúcar refinado. Las cantidades serían las mismas.
 
No hay nada más sencillo que hacer mermeladas, os aseguro que cuando lo probéis, querréis hacerlas de todas las frutas. La regla es bastante sencilla, aunque dependerá del dulzor de la fruta: medio kilo de azúcar por un kilo de fruta (limpia y pelada).
Me parece además un regalo perfecto, por ejemplo, si hacemos una cena en casa, para que nuestros invitados se lleven un “regalito” de nuestro jardín. Me encanta sorprender después de la cena con un bote de mermelada casera para que puedan degustarlo en sus casas. ¡Es muy original!
mermeladalimon-fotofinish
 
 
¡A disfrutar de nuestra mermelada casera de limón!