Los orígenes del Carnaval en Ibiza o, mejor dicho, de la cabalgata, nuestra tradicional “ruta de carnestoltes” se remontan al siglo XIX.

Exactamente en 1890 cuando un grupo de estudiantes “enmariolados” (disfrazados mezclando prendas imposibles y divertidas) salió a la calle en grupo a pasear por las calles de la ciudad.

Rua de Carnaval. Vía Enciclopèdia d’Eivissa i Formentera.

Los periódicos de la época consideraron esta manifestación grosera, de mal gusto e impropia de una sociedad cultivada.

Rua de Carnaval. Vía Enciclopèdia d’Eivissa i Formentera.

Lo cierto es que pasados los primeros momentos de estupefacción, el carnaval se extendió como la pólvora y, cultivada o no, la sociedad ibicenca se apuntó a celebrar “sa rua” como si no hubiese un mañana. A principios del siglo XX, se entregaban ya premios a los mejores disfraces.

Jai Bunyoleter. Vía Enciclopèdia d’Eivissa i Formentera.

Así comenzó “sa rua” pero hoy os queremos hablar también de un personaje muy especial. El llamado Jai Bunyoleter, un personaje disfrazado que, en una mano, traía una caña con un cordel en la punta  del cual  llevaba atado un buñuelo, y, con la otra mano, con un palo hacía bailar el buñuelo dificultando que los muchachos, que no  podían usar las manos, lo cogieran con la boca.

Hoy os animamos a recuperar este personaje y este juego en vuestras fiestas de carnaval. Os invitamos a que os vistáis con lo primero que encontréis por casa y recuperéis este personaje que puede dar mucho, pero que mucho juego.

Gracias a: Enciclopèdia d’Eivissa i Formentera.