Son muchos los días mundiales que se celebran cada año, algunos son tan estúpidos o absurdos como el Día Mundial de la Croqueta, el del Huevo, el del Retrete o el de la Pereza, pero también hay muchos que merece la pena conmemorar para tratar de mover conciencias y poner el acento en problemas reales que se dan en todo el mundo. En nuestro cómodo entorno es difícil pensar en explotación infantil más allá del niño o la niña que tiene que ayudar en casa, aunque estoy convencido de que buceando un poco puedes encontrarte con historias que a cualquiera nos pondrían los pelos de punta.

En cualquier caso este 12 de junio es una fecha para poner el acento en todos los niños y niñas que realmente son víctimas de la explotación infantil y que se concentran en países pobres o en vías de desarollo, especialmente en Sudamérica y África. Los datos más recientes revelan que unos 168 millones de niños y niñas son víctimas del empleo infantil. Por este motivo, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) lanzó el Día Mundial Contra el Trabajo Infantil en 2002, para concienciar acerca de la magnitud de este problema y aunar esfuerzos para erradicar esta realidad.

En muchos lugares los niños dejan de ir al colegio para pedir dinero o trabajar fuera de casa

El 12 de junio de cada año tenemos la oportunidad de fomentar y coordinar las iniciativas de los gobiernos, las patronales y sindicatos, la sociedad civil, los medios de comunicación y muchos otros actores locales, como escuelas y ayuntamientos, en la lucha contra el trabajo infantil y también una muy buena oportunidad para acercar esa realidad a los más pequeños y ayudarles a entender que no todos los niños y niñas tienen las mismas posibilidades según el lugar donde les toque nacer.

En 2015, los dirigentes mundiales adoptaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), donde se incluyó un renovado compromiso para acabar con el trabajo infantil. En particular, la Meta 8.7, hace un llamamiento a la comunidad internacional para: “adoptar medidas inmediatas y eficaces para erradicar el trabajo forzoso, poner fin a las formas contemporáneas de esclavitud y la trata de seres humanos, y asegurar la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil, incluidos el reclutamiento y la utilización de niños soldados, y, para 2025, poner fin al trabajo infantil en todas sus formas”.

Generación ‘Segura y saludable’

Este año, el Día mundial Contra el Trabajo Infantil y el Día mundial de la seguridad y la salud en el trabajo se unen en una campaña conjunta para mejorar la seguridad y la salud de los trabajadores jóvenes y poner fin al trabajo infantil bajo el lema ‘Generación segura y saludable’.

El cartel elegido para este año

La campaña tiene como objetivo acelerar la acción para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 8, en particular la Meta 8.8 que busca promover un entorno de trabajo seguro y protegido para todos los trabajadores para 2030, y la Meta 8.7 que busca poner fin a todas las formas de trabajo infantil para 2025. Para alcanzar estas metas, es necesario adoptar un enfoque que apunte a la eliminación del trabajo infantil y que promueva una cultura de la prevención de los riesgos laborales y de la no explotación de los niños y niñas con fines económicos.