Todavía no somos personas optimistas, pero tenemos claro que queremos llegar a serlo. Y como todo el mundo sabe, la mejor manera de aprender algo ¡es tomar ejemplo!

Así, el primer paso es, sin lugar a dudas, juntarse con gente optimista y con buen humor.

Los seres humanos somos sociales. Hablar con un buen amigo y reírte con él, es una de las mejores terapias. Poder exteriorizar tus preocupaciones y sentimientos, compartirlos y conseguir un feed-back, es una parte esencial de nuestro proceso para convertirnos en ¡gente optimista!

Además que poder hablar, en si mismo ayuda a reestructurar los pensamientos y tomar distancia de nuestras preocupaciones, obtener un feed-back de personas importantes para nosotros, nos permite ser conscientes de los distintos puntos de vista que se pueden tener al respecto de nuestros quebraderos de cabeza.
keith-haring-untitled-pop-shop-1-authenticated-christmas-card

Ya sé, encontrar buenos amigos y que encima sean la pera, no es fácil. Pero al menos ¡tenemos claro el objetivo! Busca y conoce gente que te de buena onda e intenta tomarte las cosas como ellos.

Para facilitar el trabajo, voy a poner en esta sección los mejores consejos y maneras de hacer que vaya aprendiendo de mi gente bonita. Si vosotros sabéis algún consejo que os sirva u os haga feliz y os apetece compartirlo con todos nosotros será ¡más que bienvenido! Podéis escribirnos a: lluciacandela@gmail.com o dejar un comentario en este post!

Feliz Semana!