Quién no lo ha oído alguna vez: “haces (cualquier cosa) como una niña”. ¡Tremenda “ofensa” cuando quienes lo escuchan son los pequeños de la casa!. Un desmán del que un adulto se ríe y al que no le da mayor importancia pero que transmite un mensaje subliminal muy claro que va directo a los cimientos de una futura personalidad: ‘Las niñas lo hacen peor. Tú tienes que hacerlo como un machote’.

Nos hemos topado con este experimento que tiene el claro objetivo de desmontar ese mito, de aclarar que los hombres y las mujeres somos igual de válidos y que niños y niñas lo tienen claro desde el minuto cero de sus vidas, cuando el resto de la sociedad tiene que ocuparse de explicarle cómo funciona el entorno en el que van a crecer.

La connotación negativa que tiene la expresión ‘hacer algo como una niña’ lleva a los adolescentes que aparecen en el vídeo a realizar una especie de “burla” hacia la capacidad de las mujeres para correr o pelear cuando se les pide que “corran como una niña”. Un comportamiento que cae como un jarro de agua fría en una futura mujer en pleno proceso de crecimiento personal y social que asocia el ser mujer con la “incapacidad” para hacer ciertas cosas.

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Las protagonistas de menos edad también son sometidas a la prueba y su respuesta da una lección de determinación, coraje y energía a las mujeres de más edad, pero sobre todo nos deja un toque de atención a todos sobre el que, como sociedad, deberíamos reflexionar en este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

Desde Ibiza Family os invitamos a hacer la prueba con los y las peques de casa para saber hasta qué punto les han calado ya los prejuicios anticuados y sobre todo, os invitamos a tener una conversación y compartir este documental, dirigido por Lauren Greenfield, que pretende convertir la expresión ‘hacer algo como una niña’, en una afirmación positiva.

Cambiar pequeños hábitos es el primer paso para dar una respuesta obvia a las grandes reivindicaciones que se han venido arrastrando y que aún siguen sin solución en pleno siglo XXI: techos de cristal, brecha salarial, violencia machista, pensiones injustas, falta de corresponsabilidad en las tareas del hogar y el cuidado de la familia, imposibilidad de conciliar la vida laboral… Todos tenemos mucho que hacer, pero por lo pronto, feliz Día Internacional de la Mujer, un día para celebrar y alzar la voz, ahora nos quedan otros 364 para reflexionar y cambiar.