Escrito por SUSANA PROSPER de Un día es un Día

Estar enfermo no es agradable, pero en cambio recuerdo esa maravillosa sensación, siendo niña, de quedarme en cama sin ir al colegio por alguna dolencia: fiebre, o manchitas rojas, catarro… cosas de esas que padecen los niños. Nada grave.

Estar enfermo en mi casa era un placer. Recuerdo todas esas convalecencias con un cariño muy especial. Sábanas limpias, cuentos, lápices y cuadernos y mi madre viniendo cada poco a darme charla y a poner sus labios sobre mi frente para tomar la temperatura.

Una de esas veces añadí una cosa más al arsenal de objetos imprescindibles sobre la cama, un magnetófono. Uno de aquellos rectangulares, con una tapa para el casete y unas teclas muy gordas. Una de las cintas de casete que ponía y volvía a poner era de David Bowie. Había una canción que me gustaba mucho porque cantaba con una especie de pitufo.   

Durante años he sido incapaz de recordar qué canción era, ni el título del disco, ni nada de nada, excepto lo del pitufo. He preguntado a todo el mundo si recordaba una canción de Bowie con esas características, pero nadie sabía de ella. Lo he llegado a preguntar en Facebook, sin ningún éxito. Hasta he llegado  a pensar que quizás lo había soñado en algún momento.

El otro día, de pronto, sin venir a cuento ¡ZAS! recordé el nombre de la canción. La busqué corriendo en Youtube y la encontré. Enseguida pensé ponerla en esta sección, pero algo me hizo dudar mucho. Tanto dudé, que he estado a punto de no ponerla aquí, ya que buscando información sobre el tema he visto que hay unanimidad en las críticas: ¡Está considerada, con diferencia, la peor canción de David Bowie! Creo que hasta el propio Bowie se arrepiente de haber grabado eso de joven. 

“The Laughing Gnome” se grabó como single en 1967,  dos años antes que “Space Odity” (1969), una de sus primeras y enormes joyas.

Prometo poner aquí alguna de las muchas maravillas de Bowie. “Sorry David. I love you” pero esta vez me permito la licencia de sugerir esto, por cariño, por ser uno de mis recuerdos de infancia y por haber tardado tantos años en dar con ella.

Espero que a algún pequeño le guste tanto como me gustaba a mí. Bueno, reconozco que me sigue gustando…

En cuanto al vídeo, no sé ni qué decir. Después de visionar todos los que, de esta canción, he encontrado, he elegido este porque es tan malo que hasta resulta tierno…