Tú también fuiste adolescente!

Echo una ojeada rápida a los libros de ayuda para padres con hijos adolescentes y los títulos me ponen los pelos de punta!

¡Renuncio! Tengo un hijo adolescente, y ¡no sé qué hacer! (Yordi Rosado).

Adolescentes. Manual de instrucciones (Fernando Alberca).

Cómo dejar de pelearse con su hijo adolescente (Don Fleming).

S.O.S. Adolescentes fuera de control en la era digital (Yordi Rosado).

Un extraño en casa: Tiembla, llegó la adolescencia (Rocío Ramos-Paul).

Un listado capaz de descorazonar al alcoyano! ¿En serio es tan grave lo que le ocurre a mi hijo, doctor? En casa, se comienzan a atisbar modos y usos de lo que está por llegar y la verdad que esta primera búsqueda de info así en plan, vengan cuatro claves que esto está hecho, está comenzando a darme sudores fríos!

tumblr_m85ul2ge5k1ry7ux1o1_500

La adolescencia parece comenzar cada vez a una edad más temprana. Con la entrada en el instituto los niñitos de quinto de primaria se convierten rápidamente en desconocidos “peluts” con acento yotuber! Y, de repente, son más altos/as que nosotros, dicen más tacos que nosotros, controlan mejor las redes sociales que nosotros y pretenden tener más criterio que nosotros. Y todo eso en lo que se tarda en abrir la tapa de un yogurt!

Así que esta semana hemos aprovechado para hacerle una pequeña encerrona a Minaya Benavente, psicóloga y colaboradora de Radio Ibiza! Y el hemos preguntado qué debemos hacer!

Sí queréis escuchar la sección completa en Radio Ibiza os dejamos el podcast aquí:

Su respuesta hecha por tierra el primer párrafo completo de este post! Pero si lo primero que recomienda es no comparar! Genial! Comenzamos bien! ¿No comparar? ¿En serio? Pero si es nuestro deporte preferido! Nos levantamos y acostamos comparando! Comparamos en el desayuno, merienda, comida y  cena: Yo a su edad… Yo eso lo hacía así o asá! Pero mira fulanito…. Ains…¿será que ha dado en el clavo?

En fin, repasemos los consejos de Minaya!

  • No comparar! Este punto ya lo tenemos claro! Pero no vale sólo morderse la lengua, lo ideal es no pensarlo! Nada de, vale, no lo digo, pero en realidad yo a su edad….
  • Animarle en lugar de lo contrario. Esta pareeeece fácil.
  • Incentivar la creatividad! Nada de ¿maaaás? Que nooo! Va ser que no se refiere a ponerle un papel delante y que te haga un dibujito! La creatividad en la vida cotidiana y a la hora de generar sus propias soluciones es otro cantar! Así que, alà, a frenar el carro un ratito y dejar que resuelvan por si mismos!!
  • Y por último empatizar! Ya se lo que estáis pensando….¿Pero tú sabes lo que me dijo el otro día…? ¿Empatizar? ¿En serio? No querrá decir, refrenar, aplacar, contener, domar, dominar, embridar, someter, sujetar y VENCER!! Pues…no, parece que no! Lo dice muy claro: em-pa-ti-zar! Así que, alá, manos a la obra pequeñines!

Menos mal que en el último segundo nos da la clave para todo ello! Párate un segundo y recuerda: Tú también fuiste adolescente!