Los niños isleños tienen un don, un vínculo especial con todo aquello que se relaciona con el mar. Puede que los isleños no sepamos esquiar o escalar altas montaña, pero sabemos ir al mar.

Los niños de Ibiza saben que cuando “cazan” un pulpo lo deben devolver al agua sin hacerle daño y con respeto. Saben encontrar erizos y pescar pequeños peces con la red, saben cazar cangrejos y no se lastiman si andan por la piedras descalzos. Disfrutan de una playa de roca como en la más equipada de las piscinas.

FullSizeRender (1)

Y son conscientes. Conscientes de que cada vez les cuesta más encontrar estrellas de mar porque las aguas no están suficientemente limpias, conscientes de la cantidad de tortugas que cada año se rescatan en el centro de recuperación de animales marinos de Cap Blanc. Tortugas que se han comido una bolsa de plástico confundiéndola… Se estremecen ante una playa en la que al entrar en el mar no puedan ver sus pies porque el agua está sucia y hay plásticos, basuras y extraños óleos… Los niños de Ibiza recogen su basura de la playa y miran con extrañeza y rencor a los que no lo hacen! Los niños isleños tienen un don, algunos le llaman conciencia eco, respeto y  solidaridad… Pero para ellos no es más que el sentido común más elemental. Así que hoy pedimos hacer un esfuerzo por no perder ese sentido nunca! Porque no es conciencia, señores, no es más que supervivencia básica.

De conciencia eco y de las actividades programadas para este fin de semana hemos hablado hoy en Radio Ibiza con Víctor Guerrero.

Y Susana Prosper, como buena isleña, también nos deja esta joyita que habla del mar: Le mer de Charles Trenet