¿Cuántas veces os habéis encontrado en la cocina pensando en qué hacer de cena a los peques…? Si es que las cenas son a veces complicadas si queremos ir más allá de la sopa y la tortilla. Vaya por delante que juego con ventaja, porque mi amiga Milena me hizo descubrir la Thermomix (entre otras muchas cosas que aprendí de ella) y ahora soy más feliz que una perdiz! Pero hoy no vengo a hablar de Thermomix!

¿Sabéis que en Ibiza tenemos unos cuantos blogs de cocina con interesantísimas recetas para rechuparse los dedillos?

Hoy os vengo a hablar de amigos (parece ser), porque otro de nuestros amigos, Fernando de Lama, además de ser un magnífico periodista, es buen anfitrión, le encanta viajar, hacer fotos, el cine, la lectura, la música y cocinar (vamos, una  joyita), además tiene un blog de cocina al cual yo me he enganchado irremediablemente: Comidiario, bloc de cocina punk ya está en “mis favoritos” y recurro a él todas las veces que puedo.

Una de nuestras recetas favoritas, que ya estoy versionando a mi manera (lo siento Fernando) es la de las empanadillas de atún y queso fresco. Una delicatessen que dura en la mesa el tiempo que tardan en enfriarse según las saco del horno. Apta para publicos de todas las edades, fácil de hacer (mamis, en 15 minutos estan hechas) y ricas a rabiar!

Con permiso de el Comidiario, os dejo aquí su receta. Gracias Fernando, tú no lo sabes, pero nos has sacado de un apuro cenil en más de una ocasión!

empanadillacruda

Aquí las tenéis a puntito de meterlas al horno!

Receta by Comidiario, bloc de cocina punk

 

Ingredientes para las 18 obleas:

-Un paquete de obleas La Cocinera.

-Dos latas de atún.

-Dos tarrinas pequeñas de queso fresco desnatado o una grande.

-Media cebolla y medio pimiento verde.

-Unas aceitunas rellenas de anchoa, pepinillos y alcaparras.

Receta:

No os perdáis que en cinco minutos estamos en el horno: Echamos en un bol el atún escurrido y el queso fresco y lo aplastamos y mezclamos bien todo con el tenedor hasta hacer casi una masa. Picamos la media cebolla, el medio  pimiento, media docena de aceitunas, tres o cuatro pepinillos y unas alcaparras. Todo muy fino. Lo mezclamos con la masa de atún y queso y ya tenemos el relleno.

Vamos rellenando una a una las obleas. Ya sabéis que me gusta hacerlo cada vez de una forma distinta. En esta ocasión las he hecho como si fueran gyoza. No es complicado. El truco está en poner relleno en la oblea con el tenedor, doblarla por la mitad e ir cerrando el borde haciendo pliegues con los dedos, empezando siempre por el del medio  para que la masa no se quede en un lado.

Una vez rellenas las colocamos en una bandeja de horno y las metemos a 180-200 grados hasta que estén doradas, sin carbonizarlas. Las podemos comer calientes o frías, pero os aseguro que no van a sobrar.

 

Os hablamos de esta receta pero no os podéis perder la receta del pastel de pollo y manzana, los rollitos de atún y verduras o su sección de tapas.

No le perdais de vista porque el Comidiario, bloc de cocina punk os va a enganchar!

 

PD: Os atraparán los acompañamientos musicales de cada una de esas recetas. El colofón perfecto!

Podéis seguir a Comidiario bloc de cocina punk en este enlace a su blog y también en Twitter