De vez en cuando te paras un momento, miras a tus hijos y tratas de visualizarlos dentro de 10 o 15 años. Por un momento, les ves de adultos y te preguntas cuales serán sus inquietudes, sus ilusiones, sus neuras… Cómo vivirán? Qué harán?… Pues bien, esta semana hemos tenido una visita especial: Alberto de Austria, no le pregunté la edad, pero tiene más de veinte y menos de treinta, desembarcó en casa trayendo un juguete muy particular: una increible Impresora 3D que han financiado, medio construido y mejorado él y tres amigos más de la carrera (ha estudiado Arquitectura).

 MG 3640

 Mientras instalaba y encendía LA MÁQUINA, nosotros (Silvia de La Arquiteca, Anna de Joyas Anna Parent, cuatro niños y dos amigos más) realizamos distintos dibujos (lo que se nos ocurrió) en algunos folios para que LA MAQUÍNA los convirtiese-imprimiese más tarde en pequeños juguetes, objetos tridimensionales fabricados con unos ovillos de cable muy fino realizado con un polímero de maiz. Sí, sí estáis leyendo bien!

 MG 3643

Tuve la sensación de estar asistiendo a un momento especial, un avance particular y doméstico de un futuro que ya está aquí. Mientras Alberto hablaba, entusiasmado, contándonos cómo funciona la máquina y cómo él y sus colegas habían llegado a fantasear con una crisis del petroleo mundial en la que las casas se convertian en pequeños bastiones autoabastecidos con ayuda de éstas máquinas maravillosas, por un momento vi a nuestros niños dentro de esos 10 o 15 años. Les vi creando esa nueva sociedad con la misma fuerza y entusiasmo contagioso de Alberto y, qué queréis que os diga, me sentí muy orgullosa de esas personas que llegan pisándonos los talones. 

 MG 3678

Alberto nos contó, y flipé, que esta Impresora 3 D doméstica no es nada con lo que se está cociendo ahí fuera! Nos dijo que ya hay impresoras que operan con tejido humano (cártilagos de células vivas) y que puedan replicar, por ejemplo, una oreja. ¿Os imagináis la posibilidades en transplantes?  Nos dijos que  ellos mismos pueden fabricar y replicar las piezas de su propia máquina, nos contó que todo eso se debe a que existe todo un movimiento de gente que comparte todo el software y diseños en la red de manera absolutamente desinteresada. Alberto y sus amigos tienen una web www.cerojugadores.com donde comparten sus inquietudes y descubrimientos y que podéis consultar aquí.  MG 3677

 MG 3646

Él se ha venido este verano a la isla a trabajar la temporada y se ha venido con LA MÁQUINA para poder seguir estudiándola y también enseñarla a todo aquel a quien le interese el tema, porque, según opina, todo el mundo merece conocer hacia dónde nos estamos moviendo. Por eso contactó con La Arquiteca y por eso acabó en casa de Ibiza Family Mag, por eso también la Máquina de Alberto imprime pequeños juguetes o naves de Star Wars, aunque también han empezado a conctactar con él algunas empresas que ven en la impresora la solución a ese diseño especial que necesitan y no saben cómo obtener.  

 MG 3660

Bienvenidos al futuro!