Os tengo que contar que me he apuntado al rollete del intercambio de casas. Lo he hecho a través de www.homeforhome.com pero hay muchas otras webs que se dedican a gestionar este tipo de canjes. La cosa consiste exactamente en lo que parece. Haces cuatro fotos bonitas de tu casa, las subes a la página, explicas dos cosillas sobre ti, tu family y el entorno de la casa, y a intercambiar se ha dicho! Por lo que he ido viendo, hay un poco de todo: personas que intercambian su propia casa o segundas (o terceras) residencias.. Los intercambios pueden ser simultáneos o no (pero si intercambias tu vivienda habitual, la primera opción parece la más adecuada)

La verdad que nosotros intercambiamos nuestra casa habitual y, como era la primera vez, nos daba un poco de cosilla; pero no hemos podido tener más suerte, Macarena, la propietaria de Villa Frassy, el chaletito ubicado en Matalascañas, un pueblecito orientado al turismo de la provincia de Huelva y ubicado en pleno entorno natural de Doñana con quien hemos intercambiado la casa, no ha podido ser más encantadora, estar más pendiente de nosotros sugiriéndonos planes y acompañándonos vía whattsapp durante todo el viaje. Un 10! Gracias Macarena. Repetiremos experiencia seguro! La playa de Matalascañas y los acantilados del Asperillo, casi desierta durante los meses de invierno, son de una belleza realmente emocionante.

DSC_4709

Fotos: Germán G. Lama

Por lo demás, viajar a Doñana con niños es lo más recomendable que existe en el mundo mundial. Todos los planes son family friendly!

La visita al Parque Natural de Doñana se puede hacer un 4×4 o a caballo. Son visitas guiadas por profesionales que te van explicando la vida en el parque e identificando los animales que se van acercando durante la visita. Nos quedamos sin ver linces, pero nos explicaron que en la excursión anterior habían visto tres!! Lo que veréis seguro son ciervos, águilas, inumerables pájaros, flamencos… Un edén para los peques a los que les interese el mundo animal! Podéis visitar la página oficial del Parque Nacional de Doñana, AQUÍ.

DSC_4081

Otro hit de viaje son los paseos en dromedario por las pedazo de dunas de la Reserva Natural de Doñana (ya fuera del parque). Nosotros lo contratamos a través de Aires Africanos y también os digo que no pudieron estar más atentos y serviciales. ¿Pero es que todo el mundo es majo en Huelva? También os dejamos el contacto: AQUÍ.

PERSO010116145-2

Y aún hay más! La reproducción a escala natural  en Palos de la Frontera, de la Niña, la Pinta y la Santa María, las carabelas con las que Colón y sus coleguis (ya sabéis Hermanos Pinzones y demás tropa) cruzaron el charco para acabar arribando a Santo Domingo, creyendo que era la India, no tiene precio!  Podéis subir y haceros una idea de cómo fue el viaje. Filiaréis! Eso sí  que eran aventureros y auténticos lobos de mar! La museización de los barcos y el entorno de las tribus que encontraron está realmente bien, Eso sí, a no ser que lo renueven pronto (que deberían) os podéis ahorrar la castaña de audivisual que proyectan!

DSC_4658

Una última visita obligada es el pueblo de El Rocío. Sí, si el mismo al que peregrinan todos los años 1,5 millones de personas depredando el parque y viviendo la fiesta andaluza por antonomasia como si no hubiese un mañana. Pues bien, El Rocío es lo más parecido a las aldeas de el lejano oeste de las pelis que encontraréis en el mundo. Las calles son de arena para que los caballos las transiten a placer, todas las casas tienen pequeñas vallas en la que amarrar los caballos y los bares tiene unas barras altas para poderte tomar la una manzanilla (vino blanco) bien fresquita sin descabalgar!