Cosas que aprendemos en verano y se nos olvidan con la vuelta al cole.

Días de matrículas, preparar materiales y mentalizarnos para la vuelta a las rutinas… Rutinas que sabemos que a nuestros niños les ayudan a ser más constantes, más autónomos y más independientes. ¿Es así? Hasta cierto punto, sin duda, pero no olvidemos que, durante las vacaciones, los niños han aprendido un montón de cosas que, si no estamos atentos, perderán en poco tiempo. Ejemplo fácil: el niño que en verano ha aprendido a calzarse, pero con la vuelta al cole y las prisas, mejor si, de nuevo, le ponemos nosotros los zapatos. ¡Que una cosa es una hebilla y otra el lazo de las deportivas..!.  Hoy os recomendamos hacer una pequeña lista aquellas habilidades que este invierno vamos a potenciar en lugar de dejarlas perder.

El verano es un largo viaje

Y otro ejercicio: ¿Has flipado con el cambio que ha dado el “colega” de tu hijo durante el verano? Está más alto, más responsable, habla mejor… Seguro que tu hijo también ha cambiado. Mírale como si no le hubieses visto durante el verano. A lo mejor (y solo a lo mejor)  hay que comenzar a tratarle de otro modo…

De todo esto hemos hablado esta semana (la primera de la temporada) con Víctor Guerrero en Radio Ibiza Ser. Si quieres escucharnos te dejamos enlace: AQUÍ

Y es que todos los viajes en todas la épocas de la vida nos hacen crecer un poco más y, si recuerdas, los veranos de cuando somos niños son siempre un largo viaje lleno de nuevas experiencias Los veranos generan recuerdos a los que volvemos una y otra vez a lo largo de la vida, a los que volvemos (como nos recuerda Susana Prósper) In days like this. 

Seguro que recuerdas aquel verano en el que comenzaste a salir solo con los amigos, el del primer amor, el de aquellas vacaciones… La rutina se confunde, los veranos permanecen eternos y brillantes. Hazlo durar.