El final de la temporada de verano suele ser duro. Algunos llegamos cansados de tanto trabajo y estrés y otros agotados con la infinita energía de nuestros hijos/as y todas las actividades que hemos estado haciendo para que no acusen las horas que no están en el cole.
Si tú has llegado a esta fecha tranquila y relajada con el único dilema de qué beach club visitar hoy o has sabido combinar perfectamente todas las actividades durante estos casi tres meses ¡felicidades! 😉
Por fin es septiembre y llega la tan conocida ¡vuelta al cole! O la también llamada “vuelta a la normalidad” o “ahora llegan mis vacaciones…”
Llega la fecha temida por algunos y anhelada por otros. Se va a producir un cambio en las rutinas y, como todo cambio, prepararlo puede beneficiar y ayudar a todos los que lo experimentan.
En este caso te doy algunas ideas para que sea una transición sea más suave.

feliz-vuelta-cole

¿Cómo lo llevas?Recuerda que el estado de ánimo influye en el de tu entorno y en cómo ves las cosas.
Abordarlo con serenidad, va a ocurrir queramos o no, así que ¡mejor pensar en positivo!
Nos encanta estar con ellos, pero disponer de más tiempo para tus propias cosas ya sean hobbies o el trabajo también es de agradecer 😉
¿Cómo lo llevan tus hijos/as, les apetece el regreso?
Si lo llevan bien y les apetece volver a ver a sus amigos y sus profesores, empezar con las rutinas del año escolar, genial! Aprovecha el impulso y acompáñales en su ilusión reforzando las cosas que le gustan del cole.
Si, por lo contario, no les apetece mucho o están nerviosos, estas ideas os pueden ayudar:
Averiguar qué les inquieta, qué temen.
Aceptar la emoción y mostrar comprensión Entiendo que no te apetezca… Entiendo que estés nervioso… Entiendo que a veces es un rollo o que te apetecería hacer otra cosa…
– Evitar comentarios del tipo ¡si no pasa nada, eso es una tontería! Quizás desde fuera se perciba así, pero no hay nada como sentirse comprendido.
– Señala los aspectos positivos: Yo voy a estar contigo… También vas a hacer eso que tanto te gustaba el año pasado… A veces a mí me pasa lo mismo y después me alegro…
Preparar juntos, por ejemplo, la mochila o la ropa que se va a poner el primer día. Ya sé que puede ser más lento, pero estás invirtiendo en crear la ilusión además de hacer algo con vosotros.
Adaptar las rutinas y horarios, si lo hacemos progresivamente será más fácil y no causará tanta oposición, mejor adelantar la hora de ir a dormir media hora cada día que dos horas de golpe. Cambiar los ritmos lleva un tiempo, así que agradecerán ir haciendo la transición
Encontrar ese algo especial que se pueda llevar a clase: una pulsera o su coche favorito, aportándole seguridad extra en este día.
Mucho ánimo y si tenéis cualquier duda, estoy aquí para vosotros.

Beatriz Jiménez es la responsable del centro Sanamente.