Escrito por Susana Prosper de Un día es un día

 Cleopatra Stratan  tiene el record de ser la cantante más joven del mundo. A los cuatro años consiguió llegar a ser número uno y Disco de Platino en su país, Rumanía.

Cuando Cleopatra tenía tres años, acompañó a su padre, músico profesional, a unos estudios de grabación. Jugando cogió un micrófono, empezó a cantar con esa soltura natural de algunos niños y dejó a todos boquiabiertos, por lo que decidieron que ella debería poner voz a aquel disco que se traían entre manos.

Sus canciones han sido traducidas a varios idiomas y ha llegado, también, a ser todo un éxito en muchos países y no sólo entre los niños.  

Las últimas noticias son que no volverá a cantar en público hasta dentro de unos años por decisión de sus padres. Cosa de la que me alegro porque, aún viendo que esta niña tiene un algo muy especial, no estoy a favor de que los niños sean cantantes profesionales o famosos. Los niños tienen que ser niños. Hay tiempo para todo.

Eso sí, hay que reconocer que este vídeo tan sencillo y la imagen de Cleopatra, tan señorita ella y a la vez tan pequeña, hacen que sonría siempre que lo veo.

Disfrutad de “Ghita”. Es una monada.