Escrito por Susana Prósper de Un día es un día

En esta sección procuro poner música que pueda gustar a los niños, sin ser música para niños, pero hoy no pienso en ellos, hoy pienso en los adolescentes. Esa edad complicada en la que no se es ni pequeño ni mayor, porque realmente se es ambas cosas. Es una etapa de transito en la que todavía no se ha cerrado la puerta de la infancia, pero se va entreabriendo lentamente la puerta a la madurez.
Son unos años complicados, pero maravillosos.

En la adolescencia es importantísimo sentir mucho cariño y seguridad. No es una etapa fácil para los padres, a los que recomiendo tener mucha paciencia, pero aún lo es menos para los adolescentes. Aunque tengan la fama contraria, muchas veces los jóvenes tienen más paciencia con sus padres, que sus padres con ellos. Hay mucha gente adulta que parece haber olvidado cómo se sentían en ese momento y, sinceramente, me dan pena. Olvidar la adolescencia es olvidar una parte muy importante de lo que somos.

Para refrescar memorias y para hacer un pequeño homenaje a Germán Copinni, que se fue para siempre la pasada Nochebuena, he elegido esta canción:“Cena recalentada”. En pocas palabras describe perfectamente el sentimiento de un adolescente un día cualquiera.

 “Un beso en un portal, un abrazo, hasta mañana. 
Que hombre me sentía cuando a ti te acompañaba…”

No me digáis que esta frase tan simple no describe perfectamente esa etapa.

“Cena recalentada” forma parte del Lp de Golpes Bajos “A Santa Compaña”, editado en 1984. Germán Coppini junto a Teo Caralda formaron este grupo, en Vigo, en 1982. Germán estaba por aquel entonces en Siniestro Total, uno de los grupo emblemáticos de la época.

Es recomendable echar, de vez en cuando, la vista atrás y recordar cómo eramos, qué hacíamos, qué sentíamos. Así que quizás una tarde de estas podéis poneros “A Santa Compaña” entero. Estoy segura de que a más de uno le llevará directamente al pasado y le hará sonreír. Es un disco fabuloso de principio a fin.