Escrito por Susana Prósper de Un día es un día

Acabada la Navidad y de vuelta a la vida cotidiana, nos enfrentamos de golpe al nuevo año. A ese año que hace unos días recibíamos con alegría y uvas y que ahora nos enseña el estado de nuestra cuenta bancaria o esos problemas de a diario que por unos días habíamos dejado en segundo plano.

He elegido esta canción por lo que dice. Hace un balance de lo que no tiene y de lo que sí. Creo que hacerlo es una buena forma de empezar el año. Darse cuenta de que tenemos más de lo que creemos. “Ain’t got no…, I’ve got life”

Esta canción pertenece a la película Hair. Película de la que hablaré un día de estos, así que por el momento no cuento nada. Me lo reservo. Hoy la vemos interpretada por la fabulosa Nina Simone.

Nina Simone nació en Tryon, Estados Unidos, en 1933. Le tocó vivir los años de segregación racial, por lo que su infancia y juventud no fueron muy fáciles y menos para una mujer con un fuerte carácter, como era ella.
Comenzó a tocar el piano con cuatro años, quería ser la primera pianista negra de conciertos. Sueño que no pudo realizar debido a la negativa de varias escuelas por el hecho de no ser blanca.
Sí que logró, en cambio, llegar a ser “The High Priestess of Soul” (Sacedortisa del Soul) como se la conoce en el mundo de la música.

Nina Simone no es su verdadero nombre. Nina es como la llamaba un novio de juventud queriendo torpemente decir “niña”, y Simone lo adoptó por la actriz francesa Simone Signoret.

Como siempre y para no perder las buenas costumbres: !Suban el volumen!
Y disfrutad de lo que sí tenemos. Tenemos vida ¿os parece poco?